lunes, 13 de enero de 2014

El fitting, o cómo descubrir el sujetador adecuado a cada mujer.

Todo está evolucionando de forma considerable y a pasos gigantes… tan gigantes que a veces es bueno recordárnoslo de forma reiterada, para que no quedemos atrás en aquello que pide el mercado.

En nuestro caso hablemos de corsetería. Hay varias clasificaciones de cómo se organiza la oferta dirigida a la usuaria, de este tipo de prendas.

Digamos que a margen de clasificaciones de tamaño y tipo (grandes almacenes, hipermercados, mercadillo, mercería, lencería, cadenas de retail, tienda multimarca…), también debemos observar con atención cómo se instrumenta la atención a la usuaria. Y en este caso hay tres grandes grupos: la tienda de venta por impulso, la tienda que atiende a la usuaria y le adapta un producto, y la tienda que atiende a la usuaria y le encuentra un producto.

Hoy nos proponemos explicar qué es el fitting


La traducción literal del inglés vendría a ser: Probarse lo que se quiere comprar, buscando productos estándar, con la ayuda de quien la atiende.

O como diría Isa López de SOLOISA: la experiencia de probador, para encontrar el producto que encaje a su usuaria.

Importante remarcar: el producto que encaja a su futura usuaria. No confundir esta precisión con la de adaptar un producto. 

En este asunto, hay grandes confusiones semánticas y hay personas que siguen confundiendo “arreglar una prenda para que encaje”, con “encontrar la prenda precisa que le encaje”.
Hay pocos/as profesionales capacitados/as para arreglar un producto, y mucho menos una prenda compleja como un sujetador. Es una prenda tridimensional, compleja, con muchas piezas y que su patrón está concebido para que los equilibrios entre tirantes, cinturilla, profundidad y presión estén bien diseñados.

Que nadie se crea que haciendo un dobladillo en la espalda, o poner un alargador, podemos atrevernos a cambiar la talla. No es así. Si acaso podrá abrocharse la prenda, pero los equilibrios de los tirantes o su construcción misma, quedará afectada.

Hay marcas preparadas con profusión de tallas, copas y construcciones, que no han hecho otra cosa que trabajar a conciencia todo lo que es necesario para que el producto esté en el mercado en excelentes condiciones. 

Recuerden que cada producto se ha de adaptar como un guante, por lo que a veces, dos mujeres con la misma talla y la misma copa, necesitan de asesoramiento experto para encontrar el patrón mas adecuado para ella.

Y no nos olvidemos de la “ocasión de uso”: en qué momento lo va a usar (deporte, dormir, confort, fiesta…)

Por lo tanto, no hemos de olvidar que hay muchos/as profesionales preparados/as y una manera rápida de encontrarlos es en la app SAYFIT.

Para qué ir incómoda, si se puede vestir confortablemente.

1 comentario:

castillo mendia dijo...

Gracias, Francesc; creo que tu explicación es muy acertada, y los que nos dedicamos al mundo de la corsetería de forma especializada sabemos que la experiencia en el probador es fundamental para encontrar, como tenemos por lema en CASTILLO MENDÍA, "la talla que se ajusta a tus medidas".
Gracias por recomendarnos en SAYFIT.