jueves, 29 de enero de 2015

Hay que ponerse al día. Nuevos tiempos para las tiendas multimarca


El mercado de la ropa íntima, supongo que como la mayoría de los sectores, cambia a ritmo frenético.

Mi percepción de hace unos meses, de que el mercado está tremendamente centrifugado sigue siendo válido. El mundo de la distribución da la sensación que ha convertido a las tiendas multimarca en una especie de establecimientos residuales, cuya tendencia es tan solo protegerse de los embites de las campañas de las cadenas de retail o de las marcas de venta por impulso. Pero no es así.

Las tiendas multimarca, los establecimientos que están preparados para atender a sus clientas de siempre, también buscan maneras de darse a conocer entre aquellas usuarias que no los conocen.

Necesitan mostrarse. Quieren que se las conozca. Les gustaría que aquella mujer que busca un producto para ella, lo encuentre en su establecimiento. Que acuda con dudas, acierte con la compra y se fidelice.

Pero para que esto sea posible se ha de hacer algo. El mercado exige que, mas allá de la ubicación de la tienda, las encuentren en las “redes”, que puedan identificar las marcas y los productos, que acudan con la confianza de encontrar lo que buscan y necesitan y que sean tratadas con gran profesionalidad.

Y cuando están frente a la tienda, quieren tener la certeza de que entrarán y encontrarán lo que buscan.

Tener un escaparate atractivo, tener el producto a la vista para que la clienta pueda hacerse una idea de lo que tienen y encontrar una atención profesional es básico.

Tener un establecimiento atractivo no es exclusivo de las cadenas de retail o de la venta por impulso (es su única forma de vender). La toma de decisiones de la usuaria también estará determinada en estos casos (en los que la atención profesional brilla por su ausencia) por el precio.

Por lo tanto, la capacidad experta de una tienda multimarca, es lo que la va a distinguir de las demás. Y tener productos, tallas, copas y personal preparado la convierte en un negocio de éxito.

miércoles, 7 de enero de 2015

Los grandes cambios estéticos femeninos: la influencia del sujetador.

La Historia nos indica qué camino han seguido los cambios estéticos femeninos y la influencia del sujetador. 

Desde hace mas de 2000 años,  la mujer ha sujetado su pecho con telas y artilugios, con el fin de protegerse y poder realizar sus trabajos cotidianos con comodidad. 

Las fórmulas que indicaban su estrato social, era el uso aquello que permitia modificar el cuerpo para ser atractivo y distinguir su estatus. 

Por lo tanto las clases poderosas tenian usos aceptados entre sus iguales, como usar un strophium (romanas) atado de cierta forma, en lugar de llevar el pecho sin sujetar debajo de una túnica. 

O en el siglo XV, donde la influencia de la Corte francesa y las instrucciones de Catalina de Médici, marcó un nuevo estilo: Las estrecheces en las cinturas,

La perversión del estilo, llevó a popularizar las cinturas de avispa, que en las revistas de finales del XIX y principio del XX, marcaron una estética que perjudicaba gravemente la salud de las mujeres.

Mas tarde, la rebelión de las mujeres en US el primer tercio del siglo XX, cuando la mayoría de los hombres luchaban en la Gran Guerra y tenían que realizar los trabajos reservados al genero masculino (manufacturas e industria pesada), provocó un estilo muy androgino y poco femenino, en el que las hechuras no eran importantes. Por tanto se empezó a dejr atrás todo aquello que impedia la movilidad y era treendamente engorroso usar (corsés rígidos).

El gran cambio estético del siglo XX, fue cuando Howard Hughes pidió a un ingeniero aeronáutico que diseñara una puieza de ropa que "disparara" el pecho hacia adelante y lo convirtiera en objeto de deseo. Esta pieza la inspiró Jane Russell. Y esta última y Marylin Monroe, luciéndola en "Los caballeros las prefieren rubias", lo popularizó en todo el mundo.

Desde ese momento, aparecieron toda clase de construcciones, que esconden, levantan, proyectan, protegen, muestran escote, disimulan...

Se pasó de no mostrar la prenda, a ser parte de la indumentaria que se podía ver o entrever. 

Mas tarde aparecieron nuevas estructuras de piezas que estaban pensadas para ser usadas en momentos concretos (salud, deporte...) y se empezó a decorar.

Actualmente, la necesidad de encontrar el confort y el uso adecuado de esta prenda, buscando la talla y la copa y el producto adecuado es estar al día. La búsqueda de establecimientos expertos y asesoramiento, o el uso de las nuevas tecnologías y las redes sociales ayudan a estar informados. 

Y como no, el trabajo que realizamos en Sayfit, ayuda.

Ahora la mujer es exigente con su confort. No se conforma con que el sujetador le moleste, quiere saber mas.

Y ahí hemos de estar las tiendas, las marcas, los/las profesionales y todos aquellos comprometidos con el uso adecuado del sujetador y en la divulgación de todo aquello que ayude a la usuaria en su búsqueda del sujetador que le sienta como un guante.

domingo, 14 de diciembre de 2014

El 'sujetador biónico' podría revolucionar el sujetador como lo conocemos.

Investigadores australianos están trabajando en el primer sujetador Bionic del mundo que se contrae y se ajusta basado en el movimiento de mama.

El Bionic Bra, que ha estado en desarrollo durante más de 15 años, añade un toque moderno a una antigua necesidad. Muchas mujeres no usan la talla de sujetador correcto; de hecho, una buena parte de los sujetadores en el mercado no proporcionan el apoyo adecuado, especialmente mientras estás trabajando. En teoría, el sujetador biónico podría ayudar a solucionar este problema.

Bionic Bra
IMAGEN: Universidad de Wollongong

La idea la tuvo la profesora Julie Steele, directora de Investigación de Australia Mama (BRA), con sede en la Universidad de Wollongong en Australia, que tiene como objetivo reducir las complicaciones físicas que se derivan de quien usa un sujetador inadecuado, como los nervios de los hombros, cuello y dolor de espalda y entumecimiento en los dedos.

"Desafortunadamente, los sujetadores deportivos con más presion tienden a ser los más incómodos de usar", dijo Steele en un comunicado. "Para empeorar las cosas, la investigación BRA ha encontrado que el 85% de las mujeres están usando sostenes que no encajan o apoyan sus senos correctamente ".

El sujetador inteligente utiliza tela suave que envía una señal a las fibras del sujetador. A partir de ahí, la pieza se ajusta para adaptarse a la usuaria, se contrae y expande como si tuviera músculos propios. Esto significa que si una mujer se relaja, sentada en el sofá, el sujetador podría encajar de una manera, pero si esta corriendo a través de un aeropuerto para coger un avión,  detecta el movimiento y ajuste para dar más apoyo, según The New York Post .

Los investigadores citan avances en la impresión en 3D como una forma de "armar estructuras que contiene nuevas tecnologías de sensores para monitorear con mayor precisión el movimiento y las nuevas tecnologías de músculo artificial para su control."

Un prototipo del sujetador bionico incluye un conjunto de fibras inteligentes cerca del cierre, pero los diseños futuros lasincluirá en todo el sujetador.

Este no es el primer sujetador de alta tecnología que ha sido noticia. El año pasado, los vendedores de Nestlé Fitness desarrollaron un sujetador que cada vez que una usuaria se desabrochaba el sujetador, enviaba automáticamente un tweet (víaTweetingBra) que le recordaba a las mujeres a realizar un autoexamen de mama.

Mientras que el trabajo importante ya se ha hecho en el desarrollo del sujetador bionico, aun no esta listo para comercializarse..

"Aunque hemos hecho progresos sustanciales, aún nos queda mucho camino por recorrer antes de que el sujetador bionico este en condiciones optimas de lavado", dijo Steele. "Sin embargo, cuando haya terminado, el sujetador bionico transformará diseño sujetador."


martes, 25 de noviembre de 2014

Cada mujer es distinta y única: consigue TU sujetador.


Supongo que habrá quien piense que esto de la talla y la copa es una manera de complicar más a la usuaria sus decisiones de compra.

Cada mujer es distinta y única.

Aparte de la personalidad, sus costumbres, sus actitudes y sus maneras de gustarse, están aquellos rasgos físicos que conforman su yo.

Su altura, sus proporciones, sus rasgos, su morfología…

En el caso del pecho, hay tres cuestiones a tener en cuenta

  • Su morfología
  • Su talla (medida del surco submamario)
  • Su copas (profundidad del busto)


Tener una morfología en la que el tejido mamario nace debajo de la axila, o tener los senos en forma de gota, nos indica de forma inmediata que la construcción del sujetador es determinante en si le va a ir bien o no.

 
Hay construcciones (patrones) para todos los gustos. Se trata de encontrar el que se acopla mejor a la forma de las mamas.


Luego está la talla. Es la medida que nos indica la longitud de la cinturilla. Esta medida ha de tener la tolerancia de una presión de menos de 900 gramos. Es cuando realmente juega su papel sujetando que la prenda quede encajada en su lugar exacto.



Luego está la copa. Es la medida (indicada con una letra) que nos permite saber qué capacidad ha de tener el sujetador, para que cubra todo el seno. Una diferencia de 14 a 16 centímetros nos determina la copa B. Cada tres centímetros cambia la copa.


Evidentemente la copa está construida de forma distinta si se trata de un patrón u otro, y queda claro que cuando una talla es una 85 la B tendrá una forma de copa y si es una 100 otra distinta.

También están los tirantes. Los tirantes permiten generar el equilibrio exacto del pecho ajustándolos de modo que bajen rectos y que aguanten las mamas.


  • El peto ha de quedar ajustado a la piel a la altura del esternón.
  • Los tirantes han de bajar rectos.
  • La cinturilla ha de quedar horizontal (sin subirse por la espalda)
  • Y ha de sentir el sujetador de modo que se sienta a gusto.


Y para saber que le sienta bien y se siente a gusto, acuda a una tienda experta y no tenga prisas. Que la ayuden a escogerlo.

viernes, 31 de octubre de 2014

Sayfit celebra el centenario de la primera patente de sujetador


EL lunes 3 de noviembre SE cumplen
100 años de la patente del primer sujetador por la norteamericana Mary Phelps Jacob



















  El 3 de noviembre de 1914, la norteamericana Mary Phelps Jacob obtuvo la patente de su idea de utilizar dos pañuelos de seda unidos con cinta rosa, para elaborar el que sería el primer sujetador moderno



  Sayfit, grupo con sede en Igualada y especializado en servicios al sector de la corsetería, lo celebra con una campaña para todas las usuarias de su App para smartphones iOS y Android, que permite conocer cuál es la talla adecuada para cada mujer


  Francesc Puertas (impulsor de Sayfit): “7 de cada 10 mujeres no usan la talla y copa adecuadas y 9 de cada 10 desconocen cuál es su talla y copa. La mitad de consultas por dolores mamarios se evitarían usando la pieza adecuada”

Este lunes 3 de noviembre de 2014 se cumplen 100 años exactos de la patente número 1.115.674, otorgada al “brassière”, o sujetador, de la norteamericana Mary Phelps Jacob, “una de las primeras emprendedoras del siglo XX”, en palabras de Francesc Puertas, responsable de Sayfit y autor del libro “El Sostén, mitos y leyendas. Manual de uso” (Arcopress Ediciones, 2012).

Las mujeres siempre se han protegido el pecho. Desde los grabados descubiertos en Creta (1.700 a.C.), a los "strophium" de las romanas, hasta principios del siglo XX, las mujeres usaban largas bandas de tejido, para cubrirse y sujetar el pecho.

Las damas de las clases sociales más pudientes usaban artilugios que modelaban su figura, como los corsés de  "cintura de abeja". A principios del siglo XX, Mary Phelps Jacob tuvo una brillante e innovadora idea en una ocasión en la que había comprado un vestido de noche para asistir a una fiesta.

La ropa interior que utilizaban las mujeres en aquella época eran unos corsés rígidos hechos con huesos de ballena y alambres de acero. Cuando se probó el vestido con uno de estos corsés, uno de aquellos huesos asomaba por su escote y se veía bajo la tela de su vestido, afeando su figura. Jacob intentó solucionarlo uniendo dos pañuelos de seda, un poco de cinta rosa y mucho ingenio, y con la ayuda de su doncella elaboró lo que sería el primer sujetador moderno.

Obtención de la patente
Viendo que aquello podía ser un buen negocio, Mary acudió en febrero de 1914 a solicitar una patente, que le fue concedida finamente el 3 de noviembre de 1914, con número 1.115.674. Tras unos años comercializando esta prenda en su negocio "Caresse Crosby", la firma “Warner Corset Company” le compró su patente por 1.500 dólares. A partir de entonces, esta marca comercializó el producto, con el que llegó a alcanzar una facturación de 15 millones de dólares en el año 1930.

Mary fue una mujer muy activa, que fundó la organización "Mujeres Contra la Guerra" y que después de tres matrimonios desafortunados, acabó viviendo en Italia, donde murió en 1970 en la más absoluta soledad.

SAYFIT, al servicio del sector de la corsetería
SAYFIT, grupo multidisciplinar de divulgación de conocimientos asociados con la corsetería, celebra el centenario de esta efeméride con una campaña para que todas las usuarias de su App se acerquen a las más de 100 tiendas asociadas de toda España a comprar algún producto, donde recibirán un obsequio.

Más de 50.000 descargas consolidadas en menos de un año
La App de SAYFIT para smartphones iOS y Android ha tenido en menos de un año más de 50.000 descargas consolidadas, lo que ha permitido a mujeres de toda España conocer cuál era su talla y copa más adecuadas, y cuál era la tienda asociada más cercana donde asesorarse adecuadamente y encontrar el sujetador más ajustado a sus necesidades.

Según destaca Francesc Puertas, responsable de SAYFIT, “un estudio realizado por médicos senólogos, indica que 7 de cada 10 mujeres no usan la talla y copa adecuada, 9 de cada 10 desconocen cuál es su talla y copa, y que la mitad de las consultas por dolores mamarios se evitarían usando la pieza adecuada”.

Si se acude a comprar durante la primera semana de noviembre a cualquier tienda que esté en la App SAYFIT, la clienta recibirá asesoramiento para encontrar la prenda perfecta. Y si la compra y muestra la app SAYFIT de su móvil, le darán un pequeño obsequio, para de premiar su voluntad de ir con la prenda correcta.

Para Francesc Puertas, “nuestro cometido es aportar al sector todos aquellos conocimientos que le permita acceder a la información necesaria para llegue a las manos de la usuaria el producto que mejor responda a sus necesidades”.
 

Sayfit, grupo multidisciplinar de divulgación de conocimientos asociados con la corsetería, reúne a profesionales con una trayectoria de más de 30 años en este sector. Su App para smartphones ha tenido más de 50.000 descargas consolidadas, lo que ha permitido a mujeres de toda España conocer cuál era su talla y copa más adecuada, y cuál era la tienda más cercana donde la podrías asesorar adecuadamente y encontrar el sujetador que mejor se adecuaba a sus necesidades.


Para más información: IP Comunicación
Sergi Cañisà – Josep Nieto
Tel. 934143175  - 616104450