viernes, 19 de septiembre de 2014

Cómo escoger el sujetador durante el periodo maternal. (gestación y lactancia)



El cuerpo femenino cambia de forma constante y considerable durante el periodo maternal.

Es importante ser consciente de estos cambios, porque afectan en todas las prendas que usamos a diario.

En el caso de las mamas el cambio es realmente importante a partir de la octava semana de gestación, y evoluciona durante los nueve meses por lo que es necesario realizarse mediciones cada tres o cuatro semanas.

Hemos de distinguir entre el periodo de gestación y el periodo lactante.

En el periodo de gestación los senos experimentan cambios notables: proliferan los conductos galactóforos y los alveolos aumentan en número y medida, y por lo tanto las mamas pueden aumentar hasta dos o tres veces la medida anterior a la gestación.  Se produce un aumento del tejido glandular, que desplaza al conectivo, y por lo tanto el tejido mamario se vuelve mas terso. Las areolas se oscurecen y aumentan su tamaño, al tiempo que los pezones. La vascularización también aumenta.

Se ha de escoger un sujetador que se adapte. Tejidos elásticos y con pocos elementos rígidos, para que evolucione con los cambios de volumen. De todas formas a partir del tercer mes, se requieren mejores elementos de sujeción, debido a que aumenta el peso de las mamas: tirantes mas anchos, bandas laterales. Usa sujetadores sin aros durante este periodo, y si no es posible, úsalos de la talla, la copa y el patronaje adecuado para que no provoque ninguna incomodidad o dolor.

En el periodo lactante, se han de usar sujetadores con apertura superior y construidos con elementos suaves y confortables. Los tirantes y la construcción del sujetador ha de contar con elementos anchos (espalda, tirantes…)

En caso de usar sujetadores para dormir, evitar los elementos rígidos para que no provoquen señales o rozaduras innecesarias.

lunes, 15 de septiembre de 2014

Sujetador: ¡molesta, pero nos acostumbramos! ????????????

Me ha llamado la atención un anuncio de un banco.
En un instante, se solapan varias cosas a las que la gente se ha a constumbrado a pesar de que no son las convenientes o adecuadas. 

En menos de 5 segundos, aparece una mujer abrochándose el sujetador y una voz en off espeta: "¡molesta, pero nos acostumbramos!".

Vaya. 

http://www.sayfit.es
Pues precisamente para nosotros/as es muy serio que una mujer no exija que un sujetador le "siente" bien.

Nuestra marca ya indica claramente el significado say (exige, pide, espeta...) fit (sentirte bien, cómoda, bien...).

Esta es una de nuestras principales exigencias, ayudar con nuestras comunicaciones y mensajes a conocer mejor esta prenda. Se trata de que la mujer disponga de cuanta mas información mejor para acudir a una tienda, la atiendan con rigor técnico, le ayuden a descubrir qué prenda le sienta mejor y conocer cuál es su talla y su copa real.

Lo que perseguimos es una mujer descubra que un sujetador NO tiene por que doler.

viernes, 5 de septiembre de 2014

MoiStore: HISTORIA DE LA MODA - EL CENTENARIO DEL SUJETADOR

MoiStore: HISTORIA DE LA MODA - EL CENTENARIO DEL SUJETADOR: Odiada o bendecida, necesitada o despreciada, glamurosa o deportiva... Una prenda que sólo admite dualidades, el sujetador, cumple cien años

martes, 2 de septiembre de 2014

La compra de un sujetador, saber lo que necesitamos y lo que adquirimos.

Con relleno o sin relleno. Con aro o sin él. Sostén o sujetador. De encaje o liso. De capacidad o sólo el triangulito. Un top o una prenda estructurada. Con tirantes o sin tirantes. Que proyecte o esconda. Sabiendo la talla y la copa, o salir a probar y ya me vale. Buscando una prenda cómoda o, como siempre he ido incómoda da lo mismo. Que no se vea o con encajes y colorines...

En la compra de un sujetador, siempre intervienen un sinfin de preguntas que repasamos de forma instintiva.

No son decisiones sin fundamento. Es curioso, porque a primera vista hay alguna de las preguntas que puede que no nos la hagamos. Es la relativa a la de la comodidad y a la de la talla y la copa.

Y precisamente a esas dos preguntas deberíamos dedicarle nuestro tiempo.

Las demás son puntuales, de ocasión. Va a depender de cómo te quieras ver o cómo vayas a vestir. Puede que la respuesta del mediodía no sea la misma que la de la noche. O que dependerá de si vamos a trabajar o practicamos deporte.

Pero esas dos preguntas especiales, condicionan lo demás.

El sujetador que necesitamos, ha de sentar cómodo. No debería doler. Ha de ser una prenda confortable que se adapte a nuestra morfología y que contenga toda l profundidad del busto. Que los tirantes bajen rectos, sin apretar. Que la espaldilla no se suba por la espalda.

Es imprescindible tomar conciencia de que necesitamos saber la talla y la copa y descubrir aquellas construcciones que nos sientan mejor.

miércoles, 27 de agosto de 2014

El aro del sujetador (sostén, brasier, corpiño, soutien...)

Se han publicado numerosas opiniones y comentarios al respecto, pero mas allá de las opiniones, qué sabemos en realidad de para qué sirve un aro en un sujetador.

El aro tiene la función de estructurar una prenda. Se empezaron a usar para construír un sostén con tejidos elásticos, para que ayude a levantar, modelar y centrar el pecho.

Fue un gran avance en la construcción de sujetadores, ya que se usa en casi todas las prendas para garantizar que  cumplen la función para la que se han diseñado.

Los aros son de construcción rígida, redondeados en las puntas y evoluciona su tamaño con las tallas y las copas.

Las marcas, con respecto al tipo de construcción que aplican a sus patrones y al perfil de la usuaria a quien va destinado el producto, usan aros mas abiertos o mas cerrados, y mas largos o mas cortos que los que podríamos llamar standart.

Hay algunas marcas que los usan ergonómicos con el fin de una adaptación mas cómoda.

Hay sujetadores en los que no es recomendable usar piezas rígidas (deporte, para dormir, posoperatorios, radioterapia...), y por lo tanto se evitan los aros.

Un sujetador sin aros cumple su función, pero no modela la figura sino que muestra la morfología. Se ha de tener en cuenta que la forma del pecho es importante para decidir qué costrucción de sujetador (patrón) se adaptará mejor a nuestras formas. Y es evidente que dependerá de la ocasión de uso, que interesará usar aro o no.

Es recomendable que en pechos a partir de una copa grande, usar aros que estructuren la prenda y ayuden a mantener el pecho para que la usuaria se sienta a gusto con su figura, aunque esto no es tra cosa que una opinión, ya que cada mujer necesita la prenda con la que se sienta a cómoda y bien.

Es recomendable conocer la talla y la copa, saber cual es la construcción de sujetador (depende de las marcas y sus patrones) se adapta mejor a nuestras necesidades y a nuestra morfología, y como no, saber dónde comprar.

Usar un aro usando la talla y la copa incorrectas o en una construcción inadecuada para la morfología de la usuaria puede provocar dolores y lesiones (de ningún modo enfermedades), que remiten de inmediato cuando se usa la prenda adecuada.

Nosotros recomendamos que se acuda a tiendas que conocen el oficio, tienen surtido de construcciones, tallas y copas, y que resuelvan nuestras necesidades.

martes, 12 de agosto de 2014

Un sujetador (brasier, corpiño, sostén, soutien...) para cada ocasión.

De forma insistente, explicamos esta afirmación. Lo de la ocasión de uso.

Y no es "por-que-si". Es la conjunción de la talla y la copa, el patrón que mejor se adapta a su morfología y... en qué momento se va a usar.


http://www.sayfit.es
Es obvio la función de un sujetador deportivo: sujetar, inmovilizar el pecho para qu no sufra sacudidas y por lo tanto el consecuente deterioro de los ligamentos de Cooper.

Es lógico el uso de un sujetador terapéutico para un post-operatorio o para tratamientos agresivos con la pìel, ya que existen prendas pensadas estrictamente para ello, que cumplen su función a la perfección.

Es normal el uso de un sujetadior con tejidos y piezas hipoalergénicas, para aquellas mujeres que tienen alergias o que necesitan de prendas especiales.

Pero con el patronaje adecuado, se puede levantar, esconder, proyectar, tener mas escote, llevar vestidos sin tirantes... en definitiva adecuar la figura al aspecto que queramos mostrar.

Y esto es lo mismo que ponerse a manejar un aparato electrónico sin manual de instrucciones, probando a ver qué pasa apretando este o aquel botón.

Es necesario dejarse ilustrar por la persona que atiende en la tienda. No con preguntas cerradas (aquellas que la respuesta es SI o NO), sino con explicaciones del por qué de cada función.

Para ello, se ha de acudir a una tienda que tengan la capacidad de ayudar a la toma de decisiones sobre qué prenda y para qué momento de uso. Y todos sabemos que eso no ocurre en todas.

Yo les propongo que usen la app Sayfit que les ayudara a encontrar la tienda que dispone de surtido de prendas, patrones y tallas, para cualquier función que se le requiera. Y si no las tienen, las piden.

jueves, 7 de agosto de 2014

Entrevista en Las Mañanas de RNE

http://mvod.lvlt.rtve.es/resources/TE_SMANRNE/mp3/5/2/1407317906725.mp3 

Entrevista en Las Mañanas de RNE de Javier Capitán a Francesc Puertas. Miércoles 6 de agosto a las 10 de la mañana.     (Para escuchar la entrevista, clique en el logo de Las Mañanas)

martes, 29 de julio de 2014

Cómo evitar las incomodidades de un sostén.

Según estudios realizados en el marco de un Master realizado por especialistas senólogos en la UB en el año 2008, siete de cada diez mujeres no utilizan la talla y la copa de sostén que les corresponde.

Si añadimos que los expertos determinan 24 morfologías distintas de pecho, la cosa se complica.


Y si además admitimos que el pecho evoluciona con la edad, añadimos imputs que van a dificultar escoger sostén.

Justo en este momento es cuando tenemos que escoger si "pasamos de todo" o intentamos descubrir cuál es la talla y la copa que necesitamos y cuál es el patrón de sujetador que mejor se adapta a nuestra morfología.

A cada persona nos gusta vernos con una figura en la que nos sentimos cómodos/as. Con el sujetador pasa exactamente lo mismo.

Un sostén ayuda a modelar la figura y "esculpe" el efecto visual que permite sentirse cómoda con lo que ves de ti misma.

Pero para ello, debemos escoger aquel patrón que haga ese efecto y que sea el apropiado para nuestra morfología.

Podemos centrarlo, esconderlo, levantarlo, mostrar escote, juntarlo... se trata de una parte de nuestro cuerpo que lo permite, y por tanto debemos ser capaces de descubrir lo que queremos con la ayuda de quien nos echa una mano para descubrir lo que necesitamos.

De ahí la importancia del bra-fitting. De ahí la necesidad de acudir con cierta periodicidad a que nos ayuden las personas preparadas en la tienda experta a la que acudimos.

Hoy no quiero hablar de la función que ha de cumplir el sostén o el sujetador, ya que hay necesidades específicas que es necesario tener en cuenta: embarazo, lactancia, salud, deporte... o que se necesite un "sin tirantes"... 

Para todo ello, es necesario acudir a una tienda que sepan lo que se hacen y que sepan aconsejarte.                 

jueves, 17 de julio de 2014

¿Cuándo usar el primer sujetador? (Artículo de Isabel López - Soloisa)

Este artículo es tan interesante, que lo reproduzco en el blog sin cambiarle una coma. Es de Isabel López de Soloisa, con quien colaboramos intensamente por sus grandes dotes de comunicación, profesional i savoir faire en el universo de la corsetería.
¿Cuándo usar el primer sujetador? 
 
Puede que te hayas hecho esta pregunta y busques aquí la respuesta porque te ha dado vergüenza preguntarlo. También es normal.
Puede que tus amigas ya lo usen y a ti no te apetezca aún y tengas curiosidad de saber si estás haciendolo bien.

Ya publiqué mi experiencia personal con mi primer sujetador pero si lo que quieres es otro tipo de respuesta, intentaré ayudarte.

La verdad es que no existe una sola respuesta y lo que si es cierto es que estás cambiando, has iniciado el camino de niña a mujer, o sea entras en la etapa llamada pubertad.

Normalmente estos cambios comienzan sobre los 9 o 10 años pero cada chica es un mundo y habrá cambios que notes más adelante o incluso antes que alguna de tus compañeras.

Hace muchos años un científico llamado Tanner nos dejó una de sus imágenes más conocidas donde representa las cinco etapas de desarrollo de las mamas y vello púbico de niñas y mujeres. Seguro que te ves representada en una de las etapas.


Fuente: wikipedia. Escala de Tanner en niñas.

Hay chicas que tienen complejo porque consideran que su pecho es muy grande o muy pequeño. Has de saber que hay pechos de todos los tamaños y formas y todos son normales y que lo importante es estar a gusto contigo misma. Si quieres échale un vistazo a este artículo sobre la autoestima.

Algunas chicas tienen “prisas” por hacerse mayor y otras, no.
No tienes de que preocuparte, todo llega a su debido tiempo.

Quizás quieres usar sujetador porque ya lo llevan tus amigas, porque te resulta molesto que te roce el pezón en la camiseta o que se te note…
¿Te da vergüenza pedírselo a tu madre? Si le explicas el por qué te entenderá ya que puede que haya pasado por algo parecido.
Existen unos sujetadores muy chulos con forma de triángulo muy apropiados para ti. Los hay con foam (esponjita) o sin el. También están los llamados de tipo “camiseta”. En esta época los más indicados son los que tienen base ancha y poca profundidad. Más adelante te cuento unos truquitos para elegirlos bien.

Lo básico a saber sobre el sujetador:

  • La talla de sujetador se compone de un número y una letra: talla y copa.
  • La talla se basa en tu medida de contorno por debajo del pecho y siempre es un número. 70, 75, 80, 85, 90,…
  • La copa se refiere a la profundidad de tu pecho y siempre es una letra. AA, A, B, C, D, …
  • Hay tallajes como países (un lio vamos) y como en España nos guiamos por el tallaje francés, el que deberás de localizar en la etiqueta es ES/FR (español o francés).
De esta forma tu talla sería, por ejemplo, 80B en tallaje ES/FR.

¿Cómo medirte?


TALLA: Para saber la talla has de medir tu contorno de torax (1) en centímetros + 15 para adaptarla al tallaje español. Si tu torax mide 63 cm, redondea a 65 + 15= 80. Tu talla de sujetador será la 80.
COPA: Para saber la copa de sujetador
  • Primero: Mide el contorno de tu pecho a la altura del pezón sin que se aplaste (2). Supongamos 81 cm.
  • Segundo: Resta la medida (1) de la (2) y la cifra la buscas en la tabla que te dejo debajo.
Diferencia en cm
COPA
11 - 13
A
14 - 16
B
17 - 19
C
20 - 22
D
23 - 25
E
26 -28
F
29 -31
G
32 -34
H

Ejemplo: (2) – (1) = 81 – 63 = 13. Tu copa será la copa A, pero no para toda la vida. Si tu cambias, también cambia tu copa y talla, así es que deberás volver a medirte cuando ya que quede pequeño.

Como colocar el sujetador

  • 1º Pasa los brazos por los tirantes y colócalos en los hombros. Asegúrate de que los tirantes están lo suficientemente sueltos como para que te den a la hora de abrochar la espalda.
  • 2º Coloca la base del sujetador en la base de tu pecho. Si te inclinas un poco hacia adelante te quedará perfecto.
  • 3º Cierra la espalda por detrás. Al principio cuesta un poco pero ya irás cogiendo el truco. Una cosita a tener en cuenta. Para que te dure y se adapte a tu crecimiento, comprueba que tienes 1 o 2 corchetes para soltar. Si ya te queda en el más exterior prueba con un contorno mayor, es decir una 85 (según el ejemplo anterior). La espalda ha de quedar horizontal a la base de tu pecho. Comprúebalo mirándote en un espejo.
  • 4º Ajusta los tirantes de forma que te sea confortable, ni muy sueltos ni muy tirantes. Lo ideal es que te quepa un par de dedos suavemente por debajo del tirante pero que no te suba la espalda hacia arriba. Si no puedes pide ayuda.
  • 5º Para terminar, ponte tu camiseta y comprueba que el efecto es el que buscas. De todas formas acude a comercios especializados. Estamos preparados y acostumbrados, y te ayudaremos en la elección así como en el ajuste de tu primer sujetador.
  • Poco a poco descubrirás que hay un sujetador apropiado para cada actividad que hagas: deporte, sin tirantes, … todo un mundo, si.

    ¡¡Bienvenida al mundo de la corsetería!!

lunes, 7 de julio de 2014

Los cambios de hábitos de compra, evolucionan constantemente.

La atención al público, está en constante evolución. 

Quedarse anclado/a en "lo que se ha hecho toda la vida", es caer en las profundidades de "hacerse el sordo" ante los cambios profundos de los hábitos de la consumidora.
















Ya no sirve el curriculum o la cualificación de "la tienda de siempre", esto tiende a confundir a las nuevas potenciales compradoras, quienes ven en las "tiendas sin cambios" a esos lugares donde quien compra son mujeres que no están al día.

Y no todo se soluciona con tener una página web. Ya saben ustedes, que una web necesita evolución constante y una serie de características visuales y técnicas, que la hagan necesaria y por lo tanto, que sea foco de atracción de los "buscadores". Para ello, debe tener una magnífica gestión de un experto multimedia y sobre todo debe tener mucha facilidad de navegación.

Si queremos realizar ventas online. también necesita una gestión nueva y muy (pero que muy) potente. No se trata de gestionar los productos y los precios a la venta, ha de ser vistosa, visual, rápida y de gestion fácil. O sea, yo compro un producto, no me gusta, o no es mi talla, o cualquier cosa... y lo tengo fácil para la devolución o para recuperar el dinero?.

Lo que es realmente necesario a dia de hoy, es la de tener herramientas 2.0 . O sea, esas herramientas multimedia, que afectan directamente al tráfico de clientes a mi establecimiento. Que les resulta atractivo venir a mi tienda.

Y por tanto, cuando acuden a mi tienda, he de estar preparado/a para una atención de "lujo". Donde lo mas importante es la empatía y la confianza. Y lo segundo es descubrir el producto que le gusta y le encaja a la perfección.

Y esto tan solo se consigue, aprendiendo a diario y descubriendo aquellas herramientas de utilidad, que pueden ayudar a vender mas y a estar preparados/as ante los retos que cambian a diario, y de los que somos testigos tan solo levantando la vista y observando.