lunes, 3 de marzo de 2014

"Duros a cuatro pesetas" y el duro momento de los negocios de corsetería.

Algunos de nuestros lectores, puede que se les empiece a escapar el significado de este “dicho”, pero a muchos de nosotros, todavía nos recuerda aquello de las “gangas” fuera de toda lógica.

Es curioso pensar en las tiendas que hacen de “tripas corazón” para exponer ofertas interesantes a sus clientes y perder lo menos posible en cada venta.


http://www.sayfit.es
En estos momentos, que todas las tiendas de España están recibiendo las campañas de baño de este año, justo en este momento, con un descuadre de DOS AÑOS se está decidiendo las colecciones del próximo año por parte de las marcas, y las tiendas intuyendo qué se va a vender mas A pesar de todo, saben con certeza que venderán tan solo una de cada cuatro prendas que expongan. Que buena parte de las ventas de baño las realizaran entre julio y agosto… y en REBAJAS de VERANO.

La venta está mal, nuestras clientas no compran con la alegría de hace unos años y procuran pasar con lo que tienen. Y aquellas que van a comprar van a esperar a rebajas.

Con este panorama, las tiendas ya están recibiendo “duros golpes” en la caja diaria y se buscan formas de encajar tamaño desánimo en el consumo, con nuevas maneras de atraer a las usuarias.

A pesar de todo, cualquier imprevisto acostumbra a irnos en contra, y eso altera nuestras iniciativas y nuestras ganas de continuar.

Es el momento de separar el “grano de la paja” y entrar directamente a administrar de forma coherente nuestros recursos. Descubrir nuestras ventajas y nuestras fortalezas. A acertar con nuestras debilidades y las amenazas a nuestro negocio. 

Es justo el momento de separar lo que es urgente de lo que es importante. Ha llegado la hora de desgranar en lo que somos mejores que los demás. Nuestros puntos fuertes. Es el instante que debemos decidir en “qué liga queremos jugar”. 

En la liga de los que compiten en precio, es la postura fácil, pero es la postura en la que tenemos todas las de perder. SIEMPRE, siempre habrá quien venda mas barato.

O en la liga de los que trabajamos los productos profesionalmente con una buena atención a la usuaria, y somos capaces de ofrecer una relación calidad-precio que sea realmente buena, comprobable y con el valor añadido que nos da la fidelización de las clientas satisfechas.

Este año, como el anterior y muy probablemente también el próximo, van a “caer” un montón de negocios. Algunos por razones que no han escogido, otros por tomar decisiones equivocadas y otros por los miedos que produce el panorama que hemos tenido, que tenemos y que nos tememos que vamos a tener.

Hoy, aguantar el momento y tener la valentía de mantener abierto un negocio, ya es un gran esfuerzo y todo lo que ayuden las iniciativas que pretendan generar tráfico de clientes a una tienda, tienen esa atracción sin complejos de quién se esfuerza en las nuevas herramientas que nos ofrece el mercado, que lejos de estancarse (aparte de la crisis del consumo), evoluciona hacia nuevos escenarios.

No podemos quedarnos apeados del tren.

1 comentario:

Mónica Aguado dijo...

Muy interesante el artículo. Como dices, siempre hay alguien que va a vender más barato. Bajo mi punto de vista, la especialización en producto y/o servicio es lo que hará que no se pierda tu negocio.
Aunque somos, y me incluyo, más de comprar un sujetador por el precio, es cierto que al final no estamos contentas con él. Se cede, se estropea... en tiendas como el Castillo de Mendía, te aseguras que te llevas el sujetador adecuado para tu talla y con un buen servicio. Eso no se paga con dinero.
Por cierto, a ver si me paso :D
Un saludo y mucho ánimo!