lunes, 12 de febrero de 2007

Todas (on line)

Senos: Dar la talla con el pecho. Cuestión de medidas. La elección del sujetador adecuado.
Estos días tenemos muchas noticias en prensa sobre las medidas de las mujeres para unificar las tallas de ropa, buscando un tallaje estandar y real. En temas de tallas, todas y cada una de nosotras tendríamos historias que contar. Y ¿Qué ocurre con la lenceria?
Cuestíon de tallas y moda. La moda tiene bastante que ver también en la lencería femenina que elegimos. De hecho hay infinidad de posibilidades: sujetadores con aros, sin aros, de copa, con relleno -diferentes tipos de relleno-, sin este, con tiras, sin tiras, cruzados a la espalda, corséts… etc. incluso adhesivos que funcionan como sostenes y variables con distintos adornos, como los sujetadores con luces.
las mujeres de la Creta minoica, por ejemplo, llevaban unos sujetadores que alzaban los pechos desnudos superponiéndolos al resto de la indumentaria
Fuente: Historia cosas cotidianas
Hay un interesante artículo sobre la historia de la lencería en el weblog Itaca, en el que se describen las influencias de las modas en la ropa interior, desde la antiguedad hasta hoy, cuando empieza a aparecer la “ropa inteligente”.
Las mujeres somos bombardeadas con cantidades masivas de publicidad. “Para estar guapas” vs. “para estar cómodas” a veces nos olvidamos de la función básica del sostén. Cuando nos compramos o nos obsequian ropa interior nos dejamos influir más por la estética qué por el confort. Las tendencias influyen también en la elección de nuestra ropa interior: Un 80% de las italianas sufre dolores o enfermades por culpa de la moda, los accesorios «más peligrosos» son el sujetador con aro, los zapatos de tacón alto y los vaqueros demasiado ajustados.
…De hecho, desde su aparición en Grecia hace 4500 años, el sujetador y el corsé han sido las prendas principales con las que los hombres han intentado remodelar a las mujeres a su gusto.
Fuente: Historia del sujetador
Un estudio de Belcor Pharma refleja que entre el 20 y 30 % de las consultas por dolor en senos tienen como causa el uso de un sujetador inadecuado.
Para elegir bien la talla del sujetador conviene diferenciar entre contorno y copa. Dos mujeres pueden tener la misma talla pero no el mismo pecho. El estudio de Belcor Pharma, que distribuye sus productos en farmacias, ha identificado hasta «veinticuatro morfologías de pecho: de base ancha, en forma de gota, puntiagudo, centrado, separado…», lo que les ha empujado a ofrecer piezas «más personalizadas», casi a la carta, tal y como recomiendan los senólogos y especialistas en patologías mamarias.
Hasta un 80% de las mujeres españolas padecen algún tipo de patología mamaria a lo largo de su vida, por llevar un sujetador que no se adapta a las características de sus senos. Siete de cada diez mujeres no utiliza la talla adecuada de sujetador», indica Francesc Puertas que recientemente ha dado a conocer un estudio de Belcor Pharma en un conferencia titulada, «mitos y leyendas del sujetador». La conferencia fue presentada dentro del XXV Congreso de la Sociedad Española de Senología y Patología Mamaria, que tuvo lugar en octubre de 2006 en el Complejo Cultural San Francisco de Cáceres.
cerca del 30% de las consultas médicas por dolores en las mamas, endurecimiento del pecho o marcas en la piel tienen su origen en el uso de un sujetador inadecuado, de algodón, de seda, de encaje, con transparencias
Hay sostenes para reducir, para marcar formas, para usar con jerseys, para hacer deporte, para escotes pronunciados…¿Como debe ser el sujetador adecuado?
El sostén perfecto debe cubrir tu pecho como una segunda piel. Según Francesc Puertas es una pieza de ingeniería donde todos sus elementos cumplen una función determinada.
Consejos:No se debe manipular su estructura (quitar el aro, por ejemplo). No utilices tu sujetador más viejo para hacer footing o gimnasia, cuando hagas ejercicio es cuando más necesitas una sujección firme. No duermas con sujetadores con aro. Elige con cuidado tu lencería, ¡gustar es agradable pero no siempre es saludable!
Con todo, Francesc Puertas apela al «sentido común» de las mujeres. «Se trata de buscar un bienestar. El hecho de llevar una talla adecuada convierte al sujetador en una pieza de confort: una segunda piel que no comprime ni moldea, sino que sostiene y sujeta».

No hay comentarios: